Preocuparse por la imagen ¿es negativo?

No, no es negativo preocuparse por la imagen pero debemos ser conscientes de por qué lo hacemos. Tal vez sea por vernos de determinada manera porque nos gusta, porque nos hace sentir que nos representa, porque queremos encajar o al menos no desentonar en un grupo o en un lugar. Es normal y no tenemos que sentirnos culpables, siempre y cuando nos miremos al espejo y sigamos reconociéndonos. Cuidarnos o arreglarnos es una cosa. Cambiar lo que somos para gustar a otros, es algo muy diferente.

Dejar de reconocerse les aseguro que no los hará felices. Porque habrán encajado en un grupo o en un ámbito en el que ustedes, aunque lo intenten, no se van a sentir identificados. Porque para entrar tuvieron que dejar atrás lo que son. Dejaron de ser auténticas. Y la autenticidad es la mejor versión de nosotros mismos. Pero a veces no nos gusta lo que vemos. ¿A quién no le pasó de mirarse al espejo y no gustarse en algún momento o en algún aspecto? Siempre estamos a tiempo de conocernos más para valorarnos desde otro lugar.

¿Vieron alguna vez una conferencia de Lizzie Velázquez? Es una chica que padece un síndrome que le impide pasar de 29 kg de peso. Se miró al espejo y sufrió una cantidad de veces. Un compañero de clase le hizo un video y lo subió a las redes. En un rato lo habían visto ocho millones de personas y había miles de comentarios hirientes. El video se llamaba “La mujer más fea del mundo”. Pero un día decidió conocerse a sí misma. Encontrar sus fortalezas. Porque a pesar de su debilidad física, tenía que tener algo que la hiciera fuerte. Entonces decidió algunas cosas que les propongo a ustedes también:

Buscó su pasión incansablemente. Y se comprometió con un objetivo.Quería ser conferencista. Inspirar a otros a mirarse más allá del espejo, de aceptarse descubriendo, disfrutando y explotando al máximo las virtudes que todos tenemos.

  • Para esto, tuvo que descubrir sus propias fortalezas y trabajó duro para desarrollarlas y perfeccionarlas.
  • Cuando alguien la felicitaba por sus logros, agradecía.
  • Decidió jamás sentir pena de sí misma.
  • Dejó de criticar su aspecto, hizo las paces con su enfermedad y encontró la paz para concentrarse en las cosas que harían su vida trascendente.

Lo último que quiero decirles es que el papel que envuelve al paquete del regalo resulta a menudo engañoso: cuando nos dan un regalo, lo que menos nos importa es el envoltorio. De lo que disfrutamos es de la curiosidad de saber lo que hay adentro. Aprendamos a vivir la aventura de conocernos interiormente, explorar nuestras virtudes y fortalezas, desarrollarlas y regalárselas al mundo. Así podremos disfrutar también de abrir el regalo que son todos los que nos rodean, descubriendo en ellos también sus rasgos positivos. Y sin duda que seremos todos un poquito más felices.

Mi nombre es Alejandro, soy abogado y estoy cursando un máster en Psicología Positiva en España. ¿De qué se trata? Sus dos fundadores la definieron de la mejor manera. Uno de ellos dijo que es la ciencia que estudia el por qué la vida merece ser vivida. Otro, dijo que es la ciencia que estudia el funcionamiento óptimo del ser humano. Yo les digo que es la ciencia que estudia cómo hacernos personas más fuertes y más saludables.

 

Anterior:

Denuncia: “Estamos desprotegidos por quienes nos contratan”

Siguiente:

“Amor a primera vista”, ¿mito o realidad? ¡Te contamos la verdad!

Noticias relacionadas

Deja un comentario