90-60-90: la tendencia que pasó de moda

Todas fuimos chicas y todas jugamos con esa muñeca tan perfecta llamada Barbie. Todas queríamos tener una. Era como nuestra súper heroína. Pero hay otra triste realidad y es que en algún momento todas soñamos con tener su cuerpo, su cara y parecernos un poquito. En lo personal moría y hasta le pedía al universo tener el lomazo de Natalia Oreiro en la tapa de su primer disco donde se la veía desnuda sobre un perfecto colchón de rosas. Ni hablar de los desfiles de Victoria’s secret y sus perfectas “angels”… Daño total.
Revistas, publicidad, campañas de moda, bombardeo de cuerpos sin fisura alguna, caras, familias… todo tan perfecto que a veces uno tiende incluso a culparse por no encajar en ciertos cánones de belleza impuestos por la sociedad en la que vivimos.
Les tengo una noticia… ¡eso está cambiando! Es que las nuevas generaciones estamos haciendo mucho énfasis en recuperar ciertos valores que se fueron perdiendo con el tiempo o más bien somos quienes llevamos la bandera de destrabar tabúes.
Las marcas que un día nos vendieron tal perfección de a poco van entendiendo a este público que ya no se conforma con la “modelo maniquí”. Hoy lo que vende es “la perfección de lo imperfecto” y ellos lo saben… O están en eso.
El mundo de la moda siempre fue el mercado más exigente y el que probablemente genera el daño más directo por sus reglas estrictas para poder entrar y generar impacto. Hoy eso está cambiando y “modelo” le decimos a hermosas mujeres con vitiligo, mujeres bajas o demasiado altas, mujeres con sobrepeso, flacas pero sin curvas, celulitis y estrías (algo que toooooooooooodas tenemos y es innegable)… Mujeres reales. Mujeres como vos, cómo yo.
¡El Photoshop pasó de moda!
Marcas reconocidas internacionalmente como Calvin Klein, Desigual, ASOS, Nike, Mango, HyM, Forever21, Renner, entre muchas otras, drástica o lentamente van dejando de lado el uso y abuso de este programa a veces tan dañino y destructor de la autoestima colectiva. Estas marcas también apuestan a modelos de cuerpos y talles reales. Ahora lo que suma es lo natural. ¡GRACIAS UNIVERSO!
A nivel mundial, una de las pioneras fue la modelo Winnie Harlow. Despampanante lleva su vitiligo (enfermedad que causa manchas en la piel) con total naturalidad, seguridad y amor. Es así que se luce en las pasarelas más importantes y para los diseñadores más reconocidos.  De este modo abre paso a un nuevo mundo fashion donde aceptarse es la ley primera.
En Uruguay también se puede ver el cambio (más lentamente). La abanderada es Vicky Ripa, cantante de croupier funk. Linda como ella sola, ha hecho campañas para distintas marcas locales (tanto de retail como para diseño de autor) deslumbrando con su belleza natural. En las redes siempre fiel a su mensaje, amarte y aceptarte. Así miles de mujeres le escriben a diario contándole experiencias que ella comparte en sus redes.
Lo cierto es que ese 90-60-90 con el que todas alguna vez soñamos, está pasando de moda. Marcas como Victoria’s secret dan cuenta de ello. Es de público conocimiento que ha bajado su nivel de ventas, pero aún así la marca no está muy convencida de sacrificar su “mundo de fantasías” (como ellos mismos lo definen).  La propuesta más cercana al cambio que llevará a cabo la marca en su próximo desfile, será que “Los Ángeles” caminen por pasarela con sus melenas al natural. Sí, eso es todo pero quizá por algo se empieza.
¡Bienvenida la nueva era de la naturalidad! Somos lo que somos y hay cosas que no podemos cambiar. Pero por suerte el estereotipo que nos obligó a sentirnos de este modo lo está haciendo. Actitud que somos nosotros quienes le abrimos los ojos al mercado. Somos perfectamente reales y el mundo se está haciendo eco.

Anterior:

“Amor a primera vista”, ¿mito o realidad? ¡Te contamos la verdad!

Siguiente:

CONSULTORIO: “No sé bailar ¡y quedo repegada!”

Noticias relacionadas

    Deja un comentario