Un amor perfectamente imperfecto

Por Paz Paullier

Con frecuencia me han pedido que hable acerca del amor y las decepciones que conlleva enamorarse. Sin duda todos, en algún momento, sufrimos por amor. Puede ser doloroso, pero muy enriquecedor a la vez, si sabemos sacarle un aprendizaje.

No puedo dejar de contarles que yo me he enamorado más de una vez y, sin duda, he sufrido también. Es normal y es parte de la vida. Nadie ha muerto por un corazón roto. Aun así, hay ciertos errores que cometemos al enamorarnos de alguien y que, de conocerlos, podríamos prevenir una decepción amorosa.

Un error en el cual varios caemos es el de creer que allí afuera hay un chico perfecto que espera por nosotras. Por más triste que esto suene, no lo hay. Así como vos y yo no somos perfectas, tampoco hay tal chico perfecto. ¡Pero no se desalienten! Considero que hay cientos o incluso miles de personas que pueden ser compatibles con nosotros: mismos gustos, valores, creencias, etc. La clave está en encontrar a una de aquellas personas de la cual vamos a enamorarnos perdidamente.

Sin embargo, repito, esta persona no va a ser perfecta. No, no existe el príncipe que te narran en los cuentos. Uno se enamora de una persona perfectamente imperfecta. A medida que lo va conociendo, así como se enamoró en un primer momento de sus cualidades, también irá conociendo sus defectos. Quizá es muy lindo, pero le encanta la noche, o quizá es muy cariñoso, pero muy sensible a la vez.

¿Cuál es el secreto? Enamorarse también de sus defectos. Suena sencillo pero es de lo más complejo. Si cuesta aceptar nuestros defectos, ¡imagínense los de otro! Pero, ¿quién dijo que el amor es fácil? ¿Quién dijo que en el amor no hay sacrificio? ¿Quién dijo que no vale la pena luchar por amor?

Así que sí, siento pincharles su burbuja, pero el amor es así. Es difícil de a ratos, pero vale la pena. Las alegrías que te puede dar aquella persona perfectamente imperfecta, no te los dará nadie más. Cuando sientas que esa persona te hace el ser más feliz de esta tierra, aún con todas las peleas que pueda conllevar, habrás hallado a la persona correcta.

¿Cuesta? Sí. ¿Vale la pena? Mucho más. Una vez una señora con 25 años de casada me dijo: “¿Te creés que estoy casada con el hombre perfecto para mí? No, pero es al cual elegí amar y el que me hace infinitamente feliz”.

Por lo tanto, anímense a encontrar a una de las tantas personas compatibles con ustedes. Amen sus virtudes pero también sus defectos. Ámenlo como es, perfectamente imperfecto.

Antes de terminar quiero hacer una pequeña aclaración: jamás se olviden de quiénes son ustedes. No deben aceptar del otro aquellas características que vayan en contra de su persona o de lo que ustedes crean importante. No olviden de amarse por sobre todo a ustedes mismas.

Paz Paullier es estudiante de Psicología. Tiene 19 años. Colabora en la Asociación Civil Jóvenes Fuertes, tiene un canal en Youtube e Instagram donde habla acerca de diversos temas desde la óptica de la Psicología Positiva. A través de ellos, busca ayudar a las personas a conocerse un poquito más y darles herramientas para ser individuos felices.

Anterior:

Nos fuimos de Uruguay ¡y extraño todo!

Siguiente:

No tengo amigos

Noticias relacionadas

Deja un comentario