Cuando te gana el bajón: ¡tips para cambiar la pisada!

Hay situaciones que podemos evitar, pero muchas no. Simplemente suceden, y nos enfrentan a nosotras mismas de una manera brutal y determinante. A veces, incluso estando todo en perfecto orden, sentimos una tristeza que nos invade cada tanto.

En ambos casos, dependemos mucho de cómo enfrentamos aquello que sentimos o que nos pasa. Nuestras fortalezas y debilidades se ponen a prueba y determinan nuestras acciones, nuestro estado de ánimo y hasta cómo proyectamos el futuro inmediato.

Es desconcertante sentir que, cuando creemos que nuestro universo está colapsando, el mundo sigue funcionando como si tal cosa. Entonces: ¿cómo podemos abrir ventanas y puertas dentro nuestro para cambiar la pisada? La respuesta es clara: con otra actitud.

Se ha comprobado que ser positivo ayuda mucho a salir del pozo. Pero, ¿cómo hacer para ver el vaso medio lleno? ¡Acá algunos tips fundamentales!

  • Agradecé. Siempre hay algo por el que dar gracias: las personas que te rodean, un nuevo amigo, tener salud, sentir el sol o la lluvia…
  • Dejá de quejarte por lo que no tenés y centrate en todo lo que sí tenés y –tal vez- no sos consciente.
  • Cada vez que la mente se te escape hacia preocupaciones del futuro, obligala a regresar al presente. Necesitamos vivir más en el aquí y el ahora.
  • Alejate de las personas negativas, o que te hacen sentir mal con comentarios, actitudes o lo que sea. Mantenelas lejos de tu ámbito cotidiano. Sé fuerte e imaginá que creás una muralla que te protege.
  • No critiques. La crítica es un veneno que te corroe por dentro, y no aporta más que negatividad. Utilizá ese tiempo en crear algo positivo, que te haga bien. Comenzá un libro, o una clase de gimnasia por Youtube… ¡lo que sea!
  • No te compares con los demás. No sos mejor ni peor que los otros. Recordá que lo que ves por Instagram son imágenes retocadas de una realidad que desconocés. Viví tu propia vida real, en tu propio cuerpo real.

¡Dale! Empezá hoy a cambiar tu actitud y vas a ver cómo te vas transformando en una mejor versión de ti misma.

Anterior:

Crepes de dulce y frutillas

Noticias relacionadas

Deja un comentario